Carta Del editor

A unos días después de la visita de la vicemandataria Kamala Harris a nuestro país, notamos como nuestro país brilla en el exterior por los altos índices de corrupción que el actual gobierno refleja a nivel internacional, la cual analizaremos en 3 puntos.

  1. La señora Harris enviada por el presidente Biden a tocar tres temas que según los medios internacionales son el tópico de conversación de todos los días en los diferentes estratos sociales de la nación y evidentemente son: corrupción, narcotráfico y desempleo,  lo que más llama la atención es el contexto en el cual la funcionaria efectúa el viaje, y vamos a analizar este aspecto por partes, primero: es el primer viaje de esa administración fuera de su país lo que denota la importancia que tiene Centro América para el gobierno de las barras y las estrellas. Segundo Guatemala es el primer país que visita ni siquiera el Salvador con sus acciones, vino al país de la eterna primavera y eso manifiesta que el nivel de corrupción tiene cooptado al país es inquietante, aunado a eso el poder que el  narcotráfico tiene en los diferentes estratos del poder. Como decimos en el buen chapín, “con escuela” le dijeron al señor Giammattei que Estados Unidos tiene los ojos puestos en su administración por los altos índices de corrupción que maneja, como ya lo hemos platicado en diferentes cartas, ese flagelo tiene de rodillas la nación, detalle  que fue más evidente cuando un periodista de un medio de comunicación internacional cuestionó al mandatario sobre ser parte de la estructura de la corrupción, y como ya es normal el mal llamado “LORD” hizo una de sus clásicas rabietas y berrinches típicas de su temperamento colérico; despotricando contra el reportero, que poco faltó para que le diera un sombrerazo como decimos en el oriente del país. Haciendo evidente que lo que mas le preocupa al gobierno del norte es la corrupción y el narcotráfico y efecto de ello es la intensa migración que hay hacia ese país.
  2. El divorcio que tiene Sr. Giammattei con el vicepresidente Sr. Guillermo Castillo y esto es lo más indignante según el protocolo para la recepción de dignatarios en visitas oficiales, el que recibe junto al Canciller en el aeropuerto a los funcionarios, es el vicepresidente, pero declaraciones efectuadas por el ministerio a diputados indicaron que fue orden de Sr. Giammattei excluir al señor Castillo de todos los eventos y sesiones con la señora Harris y no solo fue en los dos días que duró la visita sino que en toda la fase previa donde el lo suprimió en la preparación de las agendas de trabajo, y su jugada fue magistral cual torero estocando a su presa en una corrida de toros, pues con todo lo que se desarrolló dio la impresión que no existía ese cargo en nuestro país; y lo más ridículo fue su intervención hablando un ingles aprendido en la tienda de la esquina, pues cuando uno no domina el idioma, lo mas prudente hubiese sido solo decir un simple hola en inglés, que darse el paquete que dominaba el lenguaje, que más que un discurso protocolario parecía que era un niño exponiéndole la clase del día frente a su profesora, con un inglés forzado, sin estructura, que lejos de notar la capacidad del Sr. Giammattei lo hizo ver peor, de la ya pésima imagen que este señor tiene en los medios de comunicación del país y de mundo .
  3. La visita de la señora Harris, fue un jalón de orejas y la forma sutil de decirle a esta administración  que las investigaciones de su círculo de confianza esta en los radares de sus agencias,  y como dijo el señor Giammattei “I finished in spanish” concluimos que el objeto central del viaje fue decirle al presidente  “o corrige ese problema usted o lo haremos por usted”, puesto que la fuerza de tarea que apoyará  a la FECI   fortalecerá a uno de los escasos y ya casi extintos entes que aun son imparciales y que luchan contra los poderes obscuros que manejan al estado a su sabor y antojo, regalándole al país un respiro y un hilo de esperanza de que las cosas cambien en lo próximo,  y nos permita regalarle a nuestros hijos un futuro mejor, y no tengan que emigrar a otra nación exponiendo sus vidas en busca de una forma de vida digna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code